Qué es…

La línea curva es un programa de radio de carácter social y cultural, en el que a través de entrevistas y reportajes se tratarán temas relacionados con la ciencia, la investigación, el arte, la educación, la solidaridad… La vida misma.
Pretendo aportar una visión humanista, resaltando el quehacer diario que conforma el entramado firme en el que se sustenta la sociedad.  No importa tanto el hecho noticiable impactante, e inmediato; como el valor de la normalidad, a menudo invisible y poco o nada dignificada en los medios de masas.

Tú haces, tú cuentas…

Poseo el sentimiento firme de que la cultura nos pertenece a todos y  de que es un placer compartirla y disfrutarla. De ahí que el tono de la comunicación será divulgativo; tratando de lograr el equilibrio entre rigurosidad y cercanía en la transmisión del conocimiento.

Dando voz a las personas que tanto nos pueden ilustrar, me gustaría poner un granito de arena en la vida de la gente corriente y de la sociedad.

Tú haces, tu cuentas; todos crecemos.

Antecedentes…

“La culpa” es de mi abuela. Hasta dónde se, sin haber investigado mucho, la pasión por las palabras y la comunicación vienen por parte de mi abuela materna.

Mi abuela, también profesora, escribía poesía; se divertía poniendo animación, humor y sentimientos a las palabras; bajo su cobijo mi madre se contagió. Ambas con cuidado artesano las estudiaban, y las recreaban.

Además, mi abuela, profesora y entusiasta de la Radio, escribía a Radio Praga. Entre los años 1963 y 1967, mantuvo una correspondencia con el Jefe de la  Sección española de las Emisiones para el extranjero, Vladimir Landovaský. Las cartas que conservamos, muestran el intercambio cultural que de manera tan exquisita y amable se llevó a cabo hace más de 50 años. Hablan de participación en concursos, información e impresiones sobre la vida en Checoslovaquia, envío de libros y folletos… Muestran retazos de una reliquia  del pasado, entrañable y curiosa.

Dr. Manuel Guillén

Mi padre, aunque de manera más indirecta, ha marcado claramente mi trayectoria. Era un hombre cultísimo, con grandes pasiones; además del ejercicio su profesión, la medicina, se dedicaba a la investigación, en “su laboratorio casero” y  disfrutaba con aficiones muy variopintas, la fotografía, el estudio de las matemáticas, los paseos por la naturaleza, el arte, la literatura.

Le debo el gusto por la cultura y la curiosidad frente a la vida. Su mejor regalo,  haber sido en esencia humano y humanista.